martes, 16 de septiembre de 2014

Santiago Montobbio



       Se inicia una nueva etapa en este sitio, seis años después. Lo comentado en la Introducción original sirve, en cierto modo, como presentación del poeta Santiago Montobbio, porque toma el testigo de los cinco pioneros en este lugar.

       Santiago Montobbio. Barcelona, 1966. Licenciado en Derecho y Filología Hispánica por la Universidad de Barcelona y profesor de ESADE y de la UNED. Publicó por primera vez como poeta en la Revista de Occidente en 1988, y se cumplen ahora 25 años de la publicación de su primer libro, Hospital de Inocentes, editado en enero de 1989.  Al recibir este libro, Juan Carlos Onetti escribió: “Muy pocas veces me produce alegría contestar a los autores que me envían sus obras. Este es un caso distinto. Me hace feliz escribirle porque su libro HOSPITAL DE INOCENTES es muy bueno y de manera misteriosa siento que coincide con mi estado de ser cuando estoy escribiendo”. También mereció el reconocimiento espontáneo de otros ilustres autores, que destacaron la belleza, fuerza y hondura de esta poesía: así, Camilo José Cela encontró “tan profundos y hermosos” los poemas, y esto escribieron Ernesto Sabato (“Son magníficos”), Miguel Delibes (“Envidio la fuerza de su verso”) o Carmen Martín Gaite (“salen de un pozo muy oscuro y verdadero”). Ha publicado también Ética confirmada (1990), Tierras (1996), Los versos del fantasma (2003), El anarquista de las bengalas (March Editor, Barcelona, 2005), finalista del premio Quijote 2006, que concedía la Asociación Colegial de Escritores de España al mejor libro publicado en el año mediante votación de sus socios, y Absurdos principios verdaderos (2011). Ha colaborado en las primeras revistas de España, Europa y América, y ha sido traducido al inglés, francés, alemán, italiano, danés, portugués, rumano, albanés y holandés. Es autor de un libro de arte con el pintor Lluís Ribas, Els colors del blanc (2008), y de uno de conversaciones con la comparatista de la Universidad de Siena, traductora y especialista en su obra Amaranta Sbardella: Escribo sobre el aire del olvido (2012). Se ha editado una antología de su poesía en Francia (Le théologien dissident, Paris, 2008) y otra en Brasil (Donde tirita el nombre/Onde treme o nome, Sao Paulo, 2010). El año 2009, después de veinte años de silencio, volvió a escribir poesía con gran intensidad, por lo que hay ahora toda una nueva obra poética, de la que se han publicado dos volúmenes en la colección El Bardo: La poesía es un fondo de agua marina (2011) y Los soles por las noches esparcidos (2013). Próximamente se publicará otro volumen en la misma colección: Hasta el final camina el canto. Con anterioridad se publicó un libro en París con un conjunto de estos poemas nuevos, La poésie est un fond d’eau marine (Éditions du Cygne, 2011), y en el año 2012 se le concedió el Prix Chasseur de Poésie, que concede la editorial francesa Le Chasseur ábstrait éditeur, con motivo del cual ésta publicará un nuevo libro de Santiago Montobbio en Francia. 

       Admiramos su poesía porque nos transmite, como bien expresan algunos de su poemas: "esa luz que se esconde en algún sitio"; pero que sea su obra (se exponen cinco poemas) la que tome la palabra.


Cinco Poemas de Santiago Montobbio


LA POESÍA INUNDA LOS PASILLOS, LAS AULAS,

las calles, las alcobas. La poesía
es tan libre como un pájaro
y no se resiste a dejar de ser misterio.
La poesía nos puebla, nos inunda, nos penetra.
Pertenecemos a la poesía. La tierra es poesía.
Pero está también la noche, y el miedo,
y las fauces del tiempo y el olvido.
También la poesía es su signo.
Si abandono la poesía, del hombre abdico.
Aun en el silencio en ella vivo.


LA FRUTA REDONDA DEL AMOR,

su última puerta, que a Dios
nos lleva, o corazón adentro,
a tierras frescas, donde
fermenta el tiempo y por una vez
adquiere sobre labios un sentido.
La fruta redonda del amor.
Vale la pena empeñar la vida
en subir al árbol que la tenga.
Pero no siempre la mano llega.
Vivir es más difícil. A veces vivir
es vivir sin amor, y alentar escondido.
Pero también nos nutre lo perdido.


LA UNIVERSIDAD DE LOS ESTUDIANTES QUE NO APRENDEN.

Está en el centro de la ciudad, en el mejor
sitio. Desde allí se pueden dar paseos o meterse
en los bares, los billares, coleccionar
horas muertas dentro de ellos y sus cigarrillos y cervezas,
cultivar con libertad la soledad y también
crecer y abandonarse en el calor de alguna charla.
La juventud es para esto. La juventud
persigue una verdad tras las palabras y sueña
con que al mundo lo haga nuevo el arte,
este arte que acaso luego se limita, resulta más cerrado,
no consigue traspasar las fronteras de uno mismo
y no tiene así tantos posibles caminos, tantos
misteriosos sentidos. No es tan pleno ni tan rico.
Es más pobre en su destino, como pobre
es uno mismo. Esto se empieza a aprender
en la Universidad de los estudiantes que no aprenden,
quiero decir que no aprenden en ella, que a ella
no van nunca, porque la vida es suficiente escuela
y nada importa más que el arte
y el arte no se aprende
sino que sólo se siembra, germina, madura y se recoge.
El arte anda ligero y también se hunde en el abismo.
El único estudiante que él admite es aquél
que en la Universidad no aprende y lo busca y lo persigue
por los misterios oscuros de sí mismo y los vendavales
imprevisibles de la vida.


LLEGARÁ UN DÍA EN QUE TODOS LOS NOMBRES SERÁN DISTINTOS,

y nada nos recuerde adonde vivimos. Nada dirá
la infancia, ni el patio del colegio, ni el amor de los padres,
ni las aventuras, ni los juegos, los hermanos. No
quedará nada. Porque las cosas son sus nombres.
La vida es siempre la forma en que se la nombra.
-En esa forma se la congrega y se recuerda-. Pero llegará ese día
en que todos los nombres serán otros, y nuestro tiempo
se habrá roto, como un juguete viejo que en el desván acumula polvo,
y nuestra vida será nada más un pozo cegado, seco.


LA LIGERA MAÑANA TAMBIÉN EMPIEZA,

también alienta, está bajo las cosas. Aunque escondida,
aunque pequeña. Debajo de las cosas hay una mañana
y tú tienes que encontrarla. Pero no es fácil.
No siempre se encuentra. A veces una vida no basta
para encontrar en ella una mañana.


Bibliografía

“Tres poemas”, Revista de Occidente, Nº 84, Madrid, Mayo, 1988
Hospital de Inocentes, Editorial Devenir, Madrid, Enero 1989

Ética confirmada, Editorial Devenir, Madrid, Junio 1990

Tierras, Editions AIOU, collection “le tourbillon suspendu”, Saint-Étienne-Vallée-Française, Francia, 1996.

Leyenda, collection l’impertinente, Imphy, Francia, 2000

Los versos del fantasma, Literal, México, 2003

El anarquista de las bengalas, Biblioteca Íntima, March Editor, Barcelona, 2005

Le théologien dissident, Editions Atelier La Feugraie, Paris, 2008

Els colors del blanc/Los colores del blanco, Institut Català de les Indústries Culturals, Generalitat de Catalunya, Barcelona, 2008

Onde treme o nome/Donde tirita el nombre, Cláudio Giordano editor, Sao Paolo, 2000

Absurdos principios verdaderos, Biblioteca Íntima, March Editor, El Vendrell, 2011

La poésie est un fond d’eau marine, Editions du Cygne, Paris, 2011

La poesía es un fondo de agua marina, colección de poesía El Bardo, Los Libros de la Frontera, Barcelona, 2011

Escribo sobre el aire del olvido. Conversaciones con Amaranta Sbardella, Tonos Digital, Universidad de Murcia, Murcia, Enero 2012

Los soles por las noches esparcidos, colección de poesía El Bardo, Los Libros de la Frontera, 2013



poessía


miércoles, 3 de septiembre de 2008

INTRODUCCIÓN





Hoy, acaso, la poesía que se escribe en España es una pléyade de estilos, de estructuras y temas. Los poetas que esta antología contempla, bien podrían servir de ejemplo. El porcentaje mayor de la poesía que se escribe en España es de verso libre (sin olvidarnos de la poesía visual, en auge), aunque muchos eligen como soporte la sólida base de las métricas tradicionales, en especial el soneto, y en todo caso la utilización del endecasílabo, incluso el alejandrino. Para muestra un botón (de nácar):

      Adrián Pérez Castillo (Logroño, 1970), un riojano que nos recuerda al célebre Miguel Hernández, quien dedicó parte de su vida, siendo muy joven, a labores en el campo, concretamente al pastoreo –Adrián es pastor de profesión-, pero también por su rigor, que nos revive al gran poeta alicantino de Orihuela. Su intimista poesía nos desvela su gran humanidad. Su pasión por la poesía le ha conducido por el sendero de la lectura y el verso desde muy pronto: poeta autodidacta. Tiene publicados dos libros de poesía “El dolor de un corazón desnudo”, 1999 y “Pastoreando versos” (ediciones del 4 de Agosto 2007). Su obra también está recogida en varias antologías. En la actualidad es vicepresidente y socio fundador de la "Asociación amigos de la poesía de la Rioja Baja". Ha recibido los siguientes premios de poesía -Premio Villa de Autol: primer premio de poesía año 1995, 2000, 2006 y 2007, segundo premio en 1996.-Premio Esteban Manuel de Villegas de Nájera: Accésit año 2004, primer premio los años 2005 y 2006. -Premio "Romanillos de Medinaceli" de Soria: premio nacional 2006 y ganador de la espiga de bronce. En el Año 2007 presentó su libro “pastoreando versos” en diferentes lugares de Chile.
      Siguiendo con las formas, hablamos ahora de lo que puede denominarse verso anárquico, y así podemos incluir a nuestros cuatro protagonistas restantes: Ana Mª Espinosa, Víctor Manuel Gómez Ferrer, David González y Ana Muela Sopeña.

      Ana Mª Espinosa (jerezana) es buscadora incansable de belleza y armonía, inquieta y solidaria. Surrealista. Sus poemas los mima, los perfuma y los pinta; como resultado, la plástica de sus versos. Amante de todas las disciplinas del arte, con maestría y gran talento consigue la simbiosis seductora, como resultado, del artista poeta. Ganadora de varios premios de poesía. Un poemario publicado “Pintando Versos”. Colaboradora en revistas y antología Caudales I y II.

       Nueva información que agregamos en fecha (septiembre de 2014): Ana Mª Espinosa ha publicado recientemente el libro: "Una Ventana en Lower East Side de Manhattan". Editorial Seleer, 2014.

      Víctor Manuel Gómez Ferrer (madrileño de nacimiento y valenciano de adopción) es un gladiador, que surca la arena de la calle, que organiza y recita, que explora los mundos peninsulares en busca de poetas y emociones intensas –en ese sentido nos trae a la memoria la Generación del 98, grandes viajeros por las tierras de España-; sí, intensidad, pues así es como él entiende la vida, y mucho más si se trata de poesía. Ese entusiasmo lo transmite en sus versos, cuidando las palabras, tanto el léxico como la semántica. Su pluma es afilada. Estudioso de la poesía y animador cultural. Su poética se centra en la resistencia a los poderes dominantes y las estructuras neoliberales que eliminan la conciencia y esclavizan o exterminan a los pueblos empobrecidos. Sigue pues la línea de sus lecturas, de sus poetas y maestros: Antonio Méndez Rubio, Quique Falcón, Arturo Borra y Laura Giordani (estos dos últimos poetas argentinos residentes en España). Tiene dos libros inéditos: Los barrios invisibles, 2008, que aparecerá en septiembre en la Biblioteca Virtual del Manual de Lecturas Rápidas para la Supervivencia; http://www.nodo50.org/mlrs/ donde viene publicando y el segundo libro, “El enemigo (historia dél). Huérfanos aún, 2009” previsto que salga publicado el próximo año.

       Ana Muela Sopeña (Bilbao, 1961), una original poeta bilbaína, que sabe aunar elementos astronómicos con mitológicos, cuyo resultado es una sugerente obra poética. Y ello sustentado con un cuidado especial a la hora de conferir los ritmos interiores de sus líricos poemas. Escribe poesía desde 1979. Desde 1981 hasta el año 2006, comparte vida y poesía con el poeta vasco Eduardo Apodaca que el 11 de noviembre de2006 fallece inesperadamente, a los 54 años. Estudió piano, psicología y contabilidad. Sus poetas preferidos son Kavafis, Pessoa, Emily Dickinson, Alejandra Pizarnik, Borges, Antonio Machado, San Juan de la Cruz y Rilke. Cree en la poesía como un modo de construcción de la realidad a través de la palabra. El poeta no sólo es un esteta, es un filósofo. Su producción poética es inédita.     

      David González (asturiano, San Andrés de los Tacones, 1964)), es un poeta que ha vivido, que ha experimentado etapas muy crudas en su vida, lo cual reviste a su poesía de un realismo impactante; él define su obra como “Poesía de no ficción”. La configuración de sus poemas es libre, pues él vuela infatigable, y resiste, y recita y emociona. No es fácil olvidarlo, luego de haber leído su atrayente poesía. Ha representado a España en el I Festival Internacional de Poesía de Santo Domingo, en 2007. Sus poemas han sido traducidos al portugués, inglés, alemán, árabe y húngaro. Es extensa su bibliografía. Dirige la colección de poesía Zigurat que edita el Ateneo Obrero de Gijón. Algunas de sus obras: 1er premio en el 4 campeonato de relatos pub Henry Chinaski y el 1er premio en el V certamen poético Blas de Otero, que organiza el centro cultural Blas de Otero. -El amor ya no es contemporáneo. Ediciones Baile del Sol, Tenerife, Islas Canarias, 2005. -Tango azul. Editorial de la Universidad Católica de Córdoba, Argentina, 2005. -Hasta los paranoicos tienen enemigos. Ediciones La Tapadera y Alternativa Antimilitarista-MOC Valencia, Valencia , 2004. -Anda, hombre, levántate de ti. Bartleby Editores, Madrid, 2004. Este libro ha recibido una subvención a la creación literaria por parte de La Consejería de Educación y Cultura del Principado de Asturias. Y un largo etcétera.

       Todos ellos tienen la capacidad de transmitir, bien con sus fondos solidarios y críticos, bien con su cuidada y rítmica lírica.

       poessía


 

Víctor Manuel Gómez Ferrer

.
.
.
.
Desvalidas
Algunas hojas
Embozan

......................Las fuentes más chicas.


*


He dejado pasar el viento.
El sol.......... la noche...............la sequía.
Pero la nieve
está quebrándome, tan blanca, los brazos.


*

Luz perdida en su cuerpo
..........Y.......... en la huída un lecho
Vacío:
...............El mundo.

.
.
.
.


TALLOS NEGROS
.
..............................................................................................................................................A A.F.S.G.
En abril

se levantan con la escarcha
tallos negros.

Germinación de la ausencia.

En la tierra fría. En el desnudo suelo.
Se levantan tallos negros.

Aullidos enterrados de un lustro vencido,
brotan verticales
contra la nieve, frente al viento.

Minúsculos, colosales tallos negros.

En su temblor, hijos
del hijo que no vuelve.

Un nudo de hojas oscuras
habitan el amor y el dolor.

Nada más.





...



"¿Cuáles son las condiciones para que haya conciencia?" ......................................Paul Valery

"A mí de las historias sólo me interesa/ ver sus espaldas cargadas/cuando se dan la vuelta"
..........................................................................................................................Ana Pérez Cañamares

.......................................................................................................................A Ana Pérez Cañamares


No verás la calle, sino
otra calle.
No verás la luz, sino
a través.

................................Un niño
cae de rodillas.
................................Una fuente insólita
salta
sobre la musculosa tarde.

No verás al asesinato, sino
otra calle.
No verás el vacío latiendo,
solo la calle, en fuga la luz,
el agua caótica
................................por todas partes.




...
.
.



*

Por la precisión
Supe que el tiro
Vino de dentro

**

Entúbale.
Y dale placebo. Y alimenta al vegetal.






...........................Y deja que se pudra
L e n t a m e n t e.
La vida es sa(n)grada. La vida sin vida.
...........................El parpadeo involuntario.

Entre dos leves
zumbidos
...........................ciento veintiséis canales
de pago.
***




...






(Fabricantes de juguetes)


Desde tierra, todos los aviones son juguetes.
No sabemos a dónde van
y soñamos que cada pasajero tiene un billete
y un vuelo a su medida.
Soñamos.
.........................Arrugadas sábanas que huelen a sudor…

Otros sueñan que su voto es personal e intransferible
Y que cada uno escoge
Libremente a sus dirigentes.
...................................................Soñamos. Ellos lo saben.




...
.
.
.
.


....................................................................................................................................."Yo quiero oír
......................................................................................................................el alarido de la mariposa..."
.
.................................................................................................................................. Enrique Falcón

no el pescado
...........................sino el pez
y las redes de espuma
no de acero


a menudo cambian las reglas
no cambiemos
nosotros................................. aunque quedemos fuera


En la lonja
va a peso la muerte y los números que aplacan la sed
vacían letras por la Letra de Cambio



..............................................¿alas sin cielo
branquias hundidas en tierra
................................................cómo llegasteis
al temblor inoído.................. a la ira

cómo saldremos de ésta
................................................sin horror hasta las médulas?


...............................................Alrededor de los arrecifes:
No mercancía
................................................sino moradores de lo indefenso.


Víktor Gómez (Valencia, 1967)

Selección de poemas de Huérfanos aun y El enemigo (historia dél)

26 de abril, 2008

.
.
.
.

David González

.
.
.

"Excusa"



no:

no trabajo en los talleres de ninguna empresa armamentística ni como obrero ni en cualquier otro puesto de los distintos niveles del escalafón: encargado maestro perito ingeniero director general o dueño supremo de ninguna de esas empresas armamentísticas ni como es natural poseo tampoco acciones en bolsa de ninguna de esas compañías que se dedican a fabricar y vender ARMAS con las que después se asesina a seres humanos de todas las razas y colores y condiciones habidas y por haber:

no:

no trabajo en el ramo de la construcción de la construcción de muros de cemento o piedra o de alambradas ni como peón de albañil ni en cualquier otro de los innumerables puestos del escalafón: topógrafo albañil encargado maestro perito ingeniero director general de las obras o dueño supremo de cualquier empresa relacionada con el ramo de la construcción de muros de cemento armado o piedra o alambradas de espino y se da por hecho -mi palabra es el hecho- que no poseo acciones en bolsa de ninguna empresa del ramo de la construcción del ramo de la construcción de miedo y odio que enfrenta o separa familias divide conciencias y le cierra el paso a las libertades individuales y:
no:

tampoco soy un uniforme que patrulla a pie en motocicleta coche todo terreno tanque tanqueta lancha rápida barco avión avioneta o torres de control por los alrededores de esos muros de cemento o piedra o de esas alambradas de espino electrificadas a la caza de inmigrantes i-legales espejo que nos devuelve nuestro propio y aún cercano pasado:
no:

no asesino a sangre fría focas o crías de foca con rifles o porras como tampoco arponeo o asesino a sangre fría asimismo a ballenas o a crías de ballena o a cualquier otro ser vivo de una especie ANIMAL inocente indefensa o en vías de extinción:
no:

yo no trabajo en ninguna de esas historias o en otras de parecidas o semejantes características:
no:

lo siento:

yo no tengo
vuestra EXCUSA:

yo no tengo

crías

que alimentar.










"Los hombres del saco"



a ciertos niños, como a nuestras madres rojas, antes de vendernos,
nos cortan el pelo al rape, como si tuviéramos liendres.

a ciertos niños, como a los nativos norteamericanos, antes de vendernos,
nos cortal el pelo al rape, como si tuviéramos piojos,
y se nos prohíbe, además, hablar en la lengua de nuestros antepasados.

a ciertos niños, como también a los caballos, antes de vendernos,
nos miran la dentadura y nos cuentan los dientes,

y muchas mentiras también.










"Amputaciones"
.
.




el hombre

era manco

pero durante un instante
mientras me pegaba
un buen corte de mangas
pude verle claramente el brazo,

el corazón









"Polvo de estrellas"
.
.
.



A él se lo escuché:
Al científico, al escritor:
A John Gibbin:

Básicamente, dijo,
Somos polvo de estrellas.

Sí, repitió, eso es lo que
Somos. Polvo de estrellas.

Convendría no olvidarlo.
Tenerlo siempre presente.

Polvo.

No estrellas.







"Pared"
.
.
.


pero la casa de mi padre
seguirá
en pie

GABRIEL ARESTI


de la casa de san andrés de los tacones
solo sigue en pie una pared de piedra.
detrás de esa pared nació mi madre, y la madre de mi madre,
y la madre de la madre de mi madre.

y yo.

y mi abuelo, luis, murió en el año 1967, a la edad de 61 años. detrás de esa pared.

y mi abuelo, luis, murió en el año 1967, a la edad de 61 años. detrás de esa pared.
construcción de madera, de base rectangular, sostenida en el aire por cuatro o más columnas o pilares, llamados pegoyos, en la cual se guardan y preservan de la humedad y de los ratones granos y otros productos agrícolas. y un río al que iban mi madre y sus hermanas a lavar la ropa y a lavarse ellas.

luego, construyeron el embalse, y las aguas anegaron el río, derribaron el hórreo y empodrecieron las manzanas.

y ayer fui a renovar el carnet de identidad.

¿lugar de nacimiento?, me preguntaron.

san andrés de los tacones, respondí.

pero no pudieron encontrar
mi aldea en su ordenador.

busca san andrés, dijo un policía.

tampoco

mira a ver por andrés.

no.
prueba con tacones, dijo otro policía.

ni rastro.

así que cuando salí de la comisaría había vuelto a nacer, solo que esta vez en la ciudad de gijón.

con todo, la pared de piedra de la casa de san andrés de los tacones aún sigue en pie.

como un poema

o mejor:

como una semilla.
.
.
.
.

Ana Muela Sopeña

.
.
.

Ella fue agua



No había nadie en la noche
y los ojos miraban desde los abismos.
Oscuramente caía una densa niebla
sobre los cabellos de metal opaco
de la encendida muchacha.
Apareció un destello
sobre una hoja de hechizos anhelantes.
Alternábase la sombra-miedo
con la luz de la inocencia
el suelo se convirtió en un río
y ella fue agua con el agua.



Copyright © Ana Muela Sopeña. 2008









Ausencia en el crepúsculo




La vida en sus inicios parece un gran espejo sin fisuras,
que está rondando el alma, para vestir la lluvia
de muros y silencios compartidos. Espíritus sin tiempo ni visiones
se esconden de miradas. Extrañeza en la atmósfera
de locura y marea. El mundo desde siempre, con su vértigo,
esboza laberintos de futuros robados
a las grutas de tierra. El sueño de las playas seducidas
divierte a las muchachas embriagadas, que danzan en la arena,
con túnicas, descalzas; mientras la tarde abriga, solitaria,
ausencia en el crepúsculo.




Copyright © Ana Muela Sopeña. 2008








El Abra



El hierro de la historia
discurre por la ría ensimismada,
abierta a la mirada sinuosa
de una muchacha, absorta en pensamientos
de suave luz de luna.
.
Las chimeneas alzan
el humo del esfuerzo
a través de los tiempos y los hombres.
.
Incautos los crepúsculos,
en perturbado escándalo de barcos
atracados sin límite,
a sombras del recuerdo
de clandestinas luces del ocaso.
.
El brillo de la ría
evoca la nostalgia
de vidas entre mares y entre vino.
.
El mundo se presenta,
suicida, kamikaze,
desde los otros bares de la orilla.
.
Los coches, como búhos,
persiguen a la noche,
para captar la magia entre las fábricas
y como espías cautos
nos tienden un radar a la deriva,
para esbozar misterios sin las horas.
.
El Abra es un estigma
y parece una herida
rasgada en vertical, sin una agenda
que baña las fisuras del pasado.
.
Una historia adherida
a un pueblo itinerante
que busca sin un rumbo su destino.
.
Nota: El Abra es la ría del Nervión.




Copyright © Ana Muela Sopeña. 2008









Equipaje de agua




La sombra de tus ojos inquietantes
me llevó por senderos imposibles
hacia tierras de humo.
.
Pretendí comprender lo irracional
de tus palabras ebrias de lo oscuro,
en callejones grises y despóticos.
.
Y no logré sentir que te captaba
en laberintos sucios, con escombros
de tu historia vivida hecha jirones.
.
Preparé el equipaje con el agua
de la nostalgia incierta de tu océano...
.
Una llave de bruma en el silencio
permite que mi caja de Pandora
libere ya a los pájaros
que esperan el momento de emigrar.





Copyright © Ana Muela Sopeña. 2008







Sueñan los portales




La noche nos envuelve
en su manto de versos y espejismos.
.
Las calles nos persiguen
como prismas ingrávidos,
por el espacio sombra del recuerdo
o el desamor teñido de nostalgia.
.
.
Se doblan las aceras con tu risa
.
.
y sueñan los portales a mi paso.
.
.
Las campanas sorprenden con su música,
a lo lejos un perro...
y un camión se dirige a su destino.
.
Los charcos son un símbolo
de la vida estancada en otro siglo
y lo oscuro seduce
a numinosas formas y colores.
.
Las fachadas despiertan del letargo
y los carteles hablan con imágenes.
.
Las horas se detienen
y tú sólo me miras,
al tiempo que la luz se disgrega en penumbra.



Copyright © Ana Muela Sopeña. 2008
.
.
.
.

lunes, 1 de septiembre de 2008

Adrián Pérez Castillo

.
.
.
Aquel octubre


Entonces, trajo octubre las primeras
sílabas del poema, los acordes
del viento que arrastraban la penumbra
de cada noche herida por el llanto
de las hojas sin brillo.
Sangraba el sentimiento con las huellas
de las canciones concluidas,
con el silencio hirsuto del camino
que se desvanecía ante los ojos;
era densa la niebla
como el dolor en las entrañas.
Fue trazando la tinta un surco
donde los versos desnudaban
la amargura, la pena con que el hombre
sentía aquel otoño, aquel octubre
con fragmentos de hollín en las palabras.
Entonces, fue brotando el sentimiento,
con el dolor de un corazón desnudo.






Tengo el recuerdo



Sólo tengo el recuerdo, mientras sigo
mi camino amarrando las espinas
que me dejaron los abrojos secos ,
moribundos, sangrientos como rosas
que perforan el alma con su tallo,
con sus bermejos pétalos que abrazan
el frío de una lápida de mármol.
Sólo tengo el recuerdo de unos ojos,
de unos labios risueños que dejaron
su ternura plasmada en mi vida,
en cada atardecer que recorrimos
contemplando el crepúsculo, los montes,
los trigales dorados, los almendros
que cubrían la tierra con sus flores
de nata, ahí dejamos nuestros besos
sembrados en los valles de amapolas ,
en las sendas holladas de los pinos
junto a los centenarios olivares.
Sólo tengo el silencio de los días
añorando tu aroma de cereza
sobre la triste huerta que cultivo,
rodeada de chopos y cipreses,
nogales, avellanos y azufaifos.
Esta tarde se escucha la armonía
del ruiseñor trinando y la chicharra,
cuando emprenden el vuelo los vencejos
al llegar la angostura de la tarde
por la orilla del río, y el desierto
de mis ojos profundos , por la pena
que deja la arvejana sin semilla
con su vaina vacía , acurrucada....
Ya se escuchan los grillos , y contemplo
un lucero entre lágrimas sonoras
recordando tu ausencia, tu mirada,
el trébol florecido de tu pelo
mientras sufro mi angustia en soledad
al recordarte, como cada noche.






Las cañadas



Conservan en silencio las cañadas
el sabor de los días trashumantes,
la nostalgia ceñida a los caminos
que se impregnan de polvo y barro;
mientras , cruza el pastor con sus albarcas
por la escarcha herrumbrosa del recuerdo.
Penetran como besos, las estrellas
que se desprenden hacia el horizonte
de los días lejanos,
hacia la soledad de las umbrías
donde el rocío deja con sus lágrimas
la perenne amargura de la ausencia
que se dilata lejos del hogar.
Un tejado de encinas
arropa los ladridos del mastín,
cuando el pastor, sostiene entre las manos
la luz celeste de los ojos
que contempla en el gélido retrato.
Remueve en sus alforjas los fragmentos
del corazón que se diluye
con las gotas de lluvia, con el sol
que acaricia al rebaño en la dehesa.
Pronuncia el nombre del amor que aguarda
mientras rompe una música de esquilas
el silencio del valle.
Recorre las cañadas que conservan
en silencio, el recuerdo y la nostalgia
de tantos trashumantes que retornan,
cubiertos de esperanza
con los primeros días del verano.






Es preciso seguir



¿Es preciso seguir en este infierno
contemplando la sangre en el cuchillo,
soportando los golpes del martillo
que acogen el hollín de un crudo invierno?
Brota la ira del ritual eterno
con cada mueca extraña, con el brillo
que aporta una mirada en el castillo
donde se quiebra tanto amor fraterno.
No quiero contemplar este futuro
que llega con horror, y donde habita
tanta injusticia, tanta soledad.
Salgamos del entierro prematuro,
hacia las calles donde el hombre grita
esta hermosa palabra: ¡Libertad!







Una sombra



Se desliza una sombra por el sexo rasgado
donde llueve amargura, donde el frío silencia
los músculos mollares, y un agrio aliento surge
desde el himen baldío que se entrega en las sábanas.
En las vértebras arde la derrota
del semen fracasado, que discurre
con un temblor de cóncavos augurios
sobre el lienzo de sangre coagulada.
Son comida de moscas los párpados sin luz
que ocultan sus mentiras , como el tesoro frágil
en los brazos de un náufrago , que no alcanza las rocas
y recibe el aliento del abismo en su pena.
El rumor de los pájaros retumba
sobre el terrazo, sobre las cortinas
que perfora una música de réquiem,
mientras tiemblan las bocas que he besado.
.
.
.

Ana Mª Espinosa

.
.
.
EL AMOR DEBE SER ALGO


El amor debe ser algo parecido
a la osamenta de una estrella
parecido a la materia.
No se destruye ¿o sí?
¿se transforma? ¿en qué?
¿un agujero negro, una nova?
¿un sol que se apaga?.
Un púlsar se comía de una estrella, la envoltura;
canibalismo estelar SEIFTJ 1756.9-2508=
posesión entre dos sexos.

Hay una partícula indestructible
amor universal, le dicen
aunque su masa principal se encuentra
a años luz de la tierra,
va sembrando sus moléculas de esperanza;
nuestra tendencia a

..............................................Existir
...................................pensar
................desear
lo hace...................................posibleposible....................... haceposible

Copyright © Ana María Espinosa Gz.2008



CONFECCIONO



os
Confecciono......es...pa...cios
......................
....................corto silenciosssssssssssss
.............................................
.....................................para hilvanar voces.



La voz ..no tiene imagen

se golpea en los espejos,

imagina su rostro: ....................Adonis

.............................................Venus.


Un cuerpo panteón

su grafía surca el mármol

cincela su epitafio; la voz

en la palabra




Eso persigue

por dentro de la piel

la armonía:


..........................................la primavera
..........................................
,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,un obelisco para la libertad.

Un traje de alta costura

para la química del alma.



Copyright © Ana María Espinosa Gz.2007




..........................................
.......................................... Busco la F(horma) de mi voz
.
....................................................Busco la F(horma)
..........................................................de mi voz.
..................................................Pero sen cilla mente
...........................................................no tiene.
.....................................
.............................................. ¿Cómo puede amoldarse
...................................................lo que nace libre?
............................................... En ninguna estructura.
.......................................................No se puede.
.....................................................Lo que nace es
................................................lo que hace estructuras.
.
Sillas para sentarse los pies
edificios para ocupar nichos.
.
Sucesivamente estructuramos
hasta que vuelve a su origen. El aire
.
.
.
Su origen es la nada.
.
.
Nacer, comenzar a caminar.
.
.
La no f-horma
por eso
no encasillar
no definir
no sentenciar
es lo acertado
de la sintáxis.
.
Aunque lo que
quiero
no es
hacer
jeroglíficos.
.
..
.
Copyright © Ana María Espinosa Gz.2007





LAS ZAPATILLAS ROJAS


Todo un camino amarillo bajo el cielo
gris de asfalto ante los edificios
esperan mis huellas.
La confirmación que existo
dentro de un pie enfundado
en un zapato de tacón
que camina.
.
Los tuve en mis pies
era una vieja niña.
Nunca me los quito
ni los desempolvo.
Era una niña vieja
cuando me llevaban.
.
Dejo huellas
libres, impresas
en el camino amarillo.
Nada
me ata sus pasos al cuello.
Sueño como una loca
con un par nuevo
de lentejuelas rojas.
.
Así
libre
calzando
zapatos rojos
desnuda de dogmas
es como me quiero.
.
.
.

Copyright © Ana María Espinosa Gz.2007




SUMA TRADITIO
.

Qué recuento
desde qué ángulo
en qué pálpito
sobre que sangre
se alza inmenso
un Dios de piedra.
Interrogad a los vencedores
por los caídos,
al pan por la levadura
al cincel por la roca.
Preguntad por las sombras;
Suma traditio.
.
.
.

Copyright © Ana María Espinosa Gz.2007
.
.
.